22 de octubre de 2012

Dakar (Fann Hock). 20:23.

Cheikh Bethio Thioune es uno de los tantos líderes espirituales (o marabús) que hay en Senegal. En realidad, es de los más importantes. En abril de este año, dos de sus acólitos murieron de forma violenta y sus cadáveres fueron rápidamente enterrados. Las autoridades le encontraron culpable de estas muertes y le encerraron en la cárcel de Thiés, una región a unos 70 km. al este de Dakar. El pasado viernes le trasladaron a la cárcel de Dakar. Y se ha montado una buena. Sus seguidores, Thiantacounes,  salieron a la calle a protestar y se les fue de las manos. Coches y ventanas rotas a pedradas, mobiliario urbano destruido, autobuses incendiados… llevan unos días así. Y parece que la policía está desbordada. Podéis ver imágenes aquí o bien buscar a José Naranjo Noble en internet  para conocer más detalles sobre estos hechos. Es un periodista español que ahora reside en Dakar y que escribe artículos muy interesantes sobre actualidad social y política de Senegal. En cualquier caso, una vez más la religión y/o creencias espirituales son motivo de bronca. Creo que nunca podré entenderlo.

Por otro lado, el próximo viernes 26 se celebra el Tabaski  o Fiesta del cordero (Aïd-el-Kébir es su nombre árabe). Es una fiesta musulmana en la cual las familias sacrifican una cabra en honor de Ibrahim (Abraham), que estuvo a punto de sacrificar a su hijo porque Dios (Alá) se lo pidió para demostrar su fe (si eres creyente). Algo parecido a las matanzas de cerdos en España, pero enfocado a la religión. Así que, si normalmente es habitual ver unas cuantas cabras en las puertas de las casas de los senegaleses, estos días hay muchísimas más. Las familias intentan comprar la mejor posible, aún a costa de su sueldo mensual. Lo importante es que Alá quede bien contento con el sacrificio. En realidad la fiesta es muy divertida y tranquila. Todas las personas con las que hablas te invitan a su casa para disfrutar, comer y charlar.

Anuncios