Preparando el regreso

Es hora de volver a España. Está vez la escala será en el aeropuerto de Casablanca, con sus altísimos precios en los pocos servicios que ofrece. En el aeropuerto de Yaoundé hay todavía menos servicios (de hecho, sólo hay una cafetería que casi nunca está abierta y una tienda de golosinas y tabaco), pero no te clavan 5€ por una triste lata de cerveza caliente. No podré disfrutar de el jueves en esta ocasión (repito, indispensable en los viajes), pero me llevo Jeune Afrique y New African, publicaciones con las que acercarte un poco a la actualidad política y social del continente. Y algunos comics cameruneses de los poquísimos que he podido encontrar.

He visto menos de lo que quería (no he podido visitar el norte) pero mucho más de lo que pensaba. Aunque son innumerables las diferencias entre cameruneses y españoles, tenemos mucho más en común de lo que creía. Por ejemplo, aquí los ciudadanos de a pie también están hartos (e indignados) de los políticos, aunque creo que ese sentimiento lo tiene cualquier persona con dos dedos de frente. A ver si se los lleva una tormenta de arena a todos…

Hay dos asuntos que no he conseguido entender durante estos meses: la falta de agua potable en un país tan lluvioso y la inexistente red de transportes dentro del país (el tren también es un desastre). Una red ferroviaria es urgente aquí. Esto potenciaría el comercio interior y también reduciría el número de muertes en carretera (recuerdo, sólo hay una y está hecha un asco). Sigo sin tener claro por qué no ha venido todavía alguna empresa extranjera para explotar esos recursos. Tienen internet pero no tiene grifos en casa y puedes ver muchas personas lavarse cada día en las aguas fecales que hay por toda la ciudad. La insalubridad se extiende por todas partes.

Por si alguien viaja próximamente a Camerún, aquí dejo algunos contactos prácticos, sobre todo para los primeros días:

Yaoundé:

Joseph: taxista en Yaoundé. Es bastante eficiente y además de llevaros os ayudará a negociar precios de cualquier cosa que necesites comprar. +237.77.661.507.

Vincent: chofer de largo recorrido. Buenos precios a la hora de moverte por Camerún y, sobre todo, un conductor muy sensato (que aquí van como locos…). +237.99.897.894.

Banderas (Compañeros): Perfecto guía para conocer Yaoundé. Habla español, francés e inglés. 678.032.746

Serge (Transculturalia): Guía urbano también.Habla español, francés e inglés. +237.97.269.468.

Restaurante M&G. En el barrio Cité Vert. Variedad en comida africana (difícil de encontrar en Yaoundé) y también cocina europea (más difícil todavía). Preguntar por Philip. Es el dueño y os recomendará bien.

Kribi:

Terraza junto a las cataratas del río Lobé. Una buena ración de gambas y  una cerveza salen a unos 8 € por persona. También hay pescado fresco. Y el sitio es precioso. Prosper: +237.96.664.426.

Mariscada espectacular a base de langosta y cangrejo. En la misma arena de la playa. Por la mañana dices lo que vas a querer (langosta, gambas, cangrejos, pescado…) y negocias un precio (entre 10 y 20 € por persona); van a pescarlo y a mediodía te lo ponen en la playa con una cervecita fresca. Perfecto. Eric: +237.97.956.062.

Ahora sólo me faltan 53 países africanos por visitar. Como dicen mucho por aquí, África no es un solo país y supongo que la diferencia de culturas será enorme entre unos y otros. Pero ya puedo decir que conozco un poquito África. Espero tener oportunidad de volver a Camerún o a otro país del continente madre. Merece mucho la pena.

Una última petición: si vuestra vida es tan frívola e indecente como para decidir matar elefantes (o cualquier otro bicho) por aburrimiento o para negociar cualquier asunto turbio, pensadlo dos veces y pegaros un tiro en el pie, que es lo que debería haber hecho el braconnier Juan Carlos.

Viajar es imprescindible y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia.

Enrique Jardiel Poncela (1901-1952) Escritor español.

Anuncios

23 fotos. Mayo 2012.